Envíos en 24/48h, Gratis a partir de 50€ en Península 5% DTO. a partir de 75€ con código CERO5

    • No hay productos en el carrito.
    • No hay productos en el carrito.
Portada-Un-día-en-la-vida-de-un-zero-waster

Desde que me despierto hasta que me acuesto… ¿Cómo consigo que mi día a día sea lo más Zero Waste posible? En este artículo comparto con vosotros mis acciones diarias para conseguir acabar el día habiendo generado cero residuos.

¡Riiiiing! Suena la alarma y me preparo para ir a trabajar. Empiezo por una ducha residuo cero: los básicos son el champú y el jabón para el cuerpo en formato sólido. Desde hace poco añadí un estuche de luffa en el que coloco mi jabón para el cuerpo para exfoliar y limpiar mi piel en profundidad. Después de la ducha termino mi rutina de limpieza mañanera con una limpieza facial, utilizando de nuevo jabón sólido y una esponja de konjac y me cepillo los dientes con un cepillo de bambú y pasta de dientes en formato sólido, en concreto, el dentífrico en barra de Georganics.

Para desayunar, me preparo un batido de fruta con superfoods y leche de avena casera, todo comprado a granel y sin plástico. Si quieres aprender a hacer leches vegetales caseras de forma súper sencilla puedes echar un vistazo a mis recetas de leche de avena o de anacardos. Para comprar a granel lo mejor es utilizar bolsas de tela reutilizables; en Cero Residuo encontrarás varias bolsas reutilizables de tamaños distintos. Si te interesa conocer más sobre cómo comprar a granel visita el artículo de Cero Residuo o de mi blog.

Al trabajo me desplazo en bicicleta o andando; es otra forma de reducir mi huella de carbono día a día y ganar salud. Si te es imposible ir en bici o tienes el trabajo muy lejos, trata de desplazarte en transporte público.

A media mañana siempre me como un sándwich de aguacate, comprando el pan en panadería y pidiendo que me lo den en papel (que reciclo) o directamente en una bolsa de algodón para el pan. Llevo mis sándwiches y snacks (principalmente frutos secos y fruta) en tarros de cristal reutilizados. Pero también puedes llevarlos en bolsas de tela, en las bolsas de silicona Stasher o wraps encerados, todos ellos disponibles en Cero Residuo.

Durante el resto del día trato de reducir mis residuos de tres formas principalmente:

  • Llevando mi propia comida preparada de antemano. Utilizo tarros de cristal reutilizados, pero también puedes utilizar un tupper de cristal o de acero inoxidable. Llevando tu propia comida reduces enormemente los residuos que se generan si siempre compras la comida take-away.
  • Con mi botella de agua reutilizable: un básico. Si aún no tienes una, en la tienda online de Cero Residuo encontrarás botellas y termos de agua de distintos tamaños. Para filtrar el agua utilizo un filtro de carbón activo Binchotan, pero hasta hace poco utilizaba una Britta. En el trabajo, como tenemos fuente de agua, relleno la botella directamente ahí.
  • Siempre, en mi mochila o bolso llevo una bolsa reutilizable por si necesito hacer una compra no prevista y de esta manera evito que me den bolsas de plástico o de papel de un solo uso.

 

Organizar el dia compra Zero Waste

Finalizado el día, si me tengo que desmaquillar, lo hago con un disco desmaquillante reutilizable, me limpio de nuevo con jabón sólido y la esponja de konjac y me hidrato con aceite de jojoba, envasado en cristal.

Después de cenar, limpio los platos con un cepillo para la vajilla de madera y una esponja de luffa, utilizando detergente sólido, comprado a granel o hecho por mí.

¡Y a dormir! Todo lo que leéis son cambios que no hice de un día para otro, sino que fui cambiando poco a poco y de forma progresiva. Siempre lo digo, vivir de forma Zero Waste no es imposible, únicamente debes tener ganas de cambiar y mucha organización, pero una vez te adaptes a los cambios, como todo, será coser y cantar.

5,959,20
(Basado en 8 opiniones)

Ideal para la limpieza y el cuidado de nuestra piel. Las esponjas de konjac se utilizan para exfoliar la piel de manera suave sin dañar su capa protectora. Elimina impurezas, ayuda a cerrar los poros y a luchar contra el acné. La esponja de konjac es apta para todo tipo de pieles, desde pieles sensibles hasta pieles secas y grasas, incluso para las pieles de los niños y de los bebés. Que no te sorprenda su reducido tamaño porque su volumen aumenta 3 veces cuando la humedeces.

7,40
(Basado en 11 opiniones)

Este estuche de luffa está compuesto por una esponja vaciada y cosida a mano por la parte de abajo con hilo de algodón. Muy útil para usarlo con un jabón dentro o para transportar el jabón a cualquier sitio. El cordón que incluye es perfecto para colgarlo en nuestra zona de baño. De esta manera se secarán antes tanto la esponja como el jabón y éste se desperdiciará menos. Cabe destacar que la propia esponja suelta un componente llamado cucurbitacina, un activo muy hidratante para la piel. Por todo esto, este estuche de luffa es un complemento ideal para tu higiene diaria que une las propiedades de la luffa con tu jabón preferido.

32,00

Esta botella fabricada en acero inoxidable cepillado es el mejor ejemplo de que, en ocasiones, lo más sencillo puede ser también lo más práctico. El acero inoxidable no retiene ni olores ni sabores, por lo que tus bebidas se mantendrán intactas. El tapón contiene bambú procedente de plantaciones sostenibles y rematado con silicona de grado alimentario que evita cualquier derrame. ¡Ideal para ir al gimnasio o para salir de excursión!

Avatar for Cintia Guich

Cintia Guich

Zero Waste Blogger, viajera empedernida y amante de los gatos, creadora del blog Mundo Sin Residuos

Deja tu opinión aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.