Envíos en 24/48h, Gratis a partir de 50€ en Península 5% DTO. a partir de 75€ con código CERO5

    • No hay productos en el carrito.

Envíos en 24/48h – Gratis a partir de 50€

    • No hay productos en el carrito.
¿Hacerla o comprarla? 4 Recetas de cosmética DIY fáciles de hacer

¿Alguna vez te has parado a pensar en la cantidad de envases de productos de cosmética que tenemos en casa? Desde los dentífricos o colutorios, las cremas hidratantes y hasta los aerosoles de los desodorantes, en un baño pueden llegar a generarse demasiados residuos. Por ello no es de extrañar que en el movimiento Zero Waste cada vez haya más interesados en la cosmética DIY. Si a ti también te llama la atención, en el artículo de hoy te recopilo 4 recetas de cosmética DIY fáciles y seguras de hacer para que tú también puedas probarlas en casa.

Qué es el DIY

En primer lugar merece la pena aclarar qué es y qué significa el DIY. DIY son las siglas en inglés de Do It Yourself que, traducido al español, significa Hazlo tú mismo. Y, como su propio nombre indica, no es más que la práctica de fabricar, reparar, renovar o restaurar objetos por uno mismo. Uno de los principales beneficios del DIY es el ahorro de dinero, pero esta práctica puede aportarte muchos otros beneficios, como por ejemplo:

  • Reducir el estrés, al estar toda tu atención focalizada en realizar una tarea que habitualmente es manual.
  • Aumentar tu bienestar y motivación. Realizar cosas con nuestras manos y por nosotros mismos nos hace estar más contentos, felices y con más energía y motivación.
  • Mejorar la capacidad cognitiva, ya que al realizar una actividad manual con frecuencia aprendes cosas nuevas y mejoras su ejecución con el tiempo y la práctica.
  • Ahorrar tiempo. ¡Sí! aunque parezca contradictorio, hacer las cosas por uno mismo es mucho más rápido de lo que imaginas. Además, el tiempo dedicado es un tiempo bien invertido en tu bienestar.
  • Reducir basura. De ahí que esta actividad sea tan relevante en el movimiento Zero Waste.

Beneficios de la cosmética DIY

Si bien el DIY incluye desde hacer manualidades hasta restaurar muebles, en este artículo me quiero centrar en la cosmética DIY.

Cuando te inicias en el estilo de vida residuo cero suelen ocurrir dos cosas: empiezas a reparar en todo el plástico que nos rodea y le prestas más atención a los ingredientes de la cosmética y los productos que a diario entran en contacto con nuestro cuerpo.

Haciendo tus recetas de cosmética DIY podrás controlar qué ingredientes utilizas, ahorrarás dinero, podrás preparar la cantidad que necesites y evitarás que miles de residuos acaben en un vertedero o contaminando el planeta.

Mis 4 recetas de cosmética DIY favoritas

  1. Exfoliante casero

Si buscas un momento spa en la ducha y quieres exfoliar tu piel sin utilizar productos envasados en plástico ni que contengan microplásticos, utilizar las restos de posos de tu café es una alternativa natural y efectiva. Puedes aplicarlos tal cual en la ducha, o mezclarlos con aceite de oliva virgen extra para que, además de exfoliar, te hidrate en profundidad. Sentirás tu piel suave, renovada e hidratada. Y recuerda que también les puedes dar muchos otros usos a los posos del café.

Si el DIY no es lo tuyo… 

24,15

Este exfoliante 100% ecológico renueva la piel en profundidad tanto del rostro como del cuerpo. Contiene aceite de oliva, azúcar integral de caña y granos de café ecológicos, ingredientes que se encargan de dejar la piel suave a hidratada. La fórmula también incluye aceites esenciales de menta y eucalipto, de efecto estimulador. Este exfoliante es vegano, no contiene conservantes ni químicos sintéticos y ha sido producido en España.

6,95

El jabón de café y canela es exfoliante y desodorizante. La cafeína del café estimula la circulación y ayuda a combatir la celulitis. La fragancia que desprende este jabón es embriagadora y te volverás adicta a él. Lo puedes tener en la ducha para usarlo dos o tres veces por semana o en la cocina para lavarte las manos después de cortar ajo o cebolla, ayudará a neutralizar el olor.

7,20

Este jabón sólido exfoliante artesanal incorpora como principal ingrediente activo el achiote, una planta originaria de Sudamérica con propiedades antioxidantes, tonificantes y astringentes. Estas cualidades se suman a una acción exfoliante que mejora el aspecto de la piel, afina los poros y realiza una limpieza intensiva. Este jabón en pastilla contiene también manteca de Karité y avena. Apto para el rostro, cuerpo y como desmaquillante y libre de sulfatos. Ideal para pieles grasas.

1,95

Discos de luffa faciales de 7 cm de diámetro utilizables por ambas caras del disco. Están recortados y cosidos a mano con hilo 100% de algodón. Esta esponja está confeccionada de manera que te puedas exfoliar la cara cómodamente. Limpia tu piel, reduce los puntos negros, elimina las células muertas y el exceso de grasa, lo notarás desde el primer día. Además estimula la circulación sanguínea y, gracias a la cucurbitacina, ayuda a hidratar tu piel a la vez que la limpias. Las esponjas de luffa pueden usarse con o sin jabón.

  1. Dentífrico DIY

Para evitar los típicos tubos de pasta de dientes, muy difíciles de reciclar y muy contaminantes, y para no exponer tu cuerpo a las sustancias potencialmente dañinas que incluyen los dentífricos convencionales, hacer tu propia pasta de dientes casera es la mejor opción. Con unos simples ingredientes, muy fáciles de encontrar, tendrás tu pasta de dientes casera lista en 5 minutos. ¿Qué necesitas?

  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio. Como el bicarbonato de sodio es algo abrasivo, si lo prefieres puedes sustituirlo por arcilla blanca (también llamada caolín), un pulidor natural rico en minerales, poco agresivo y alcalina.
  • 3 cucharadas de aceite de coco. Puedes utilizar cualquiera de nuestros oil pullings que ya incluyen aceites esenciales.
  • 10-15 gotas de aceite esencial de eucalipto, menta o árbol del té. En realidad puedes añadir tu aceite esencial favorito, siempre que sean aptos para consumo.
  • Opcional: stevia blanca en polvo para contrarrestar la salinidad del bicarbonato.
  • Frasco de cristal pequeño para guardar la mezcla.

Mezcla todos los ingredientes y guarda la pasta en un frasco. Si el aceite de coco está muy sólido puedes ponerlo unos segundos en el microondas. Luego únicamente tienes que colocar un poco de la mezcla en tu cepillo de dientes de bambú y ¡a cepillar!

Si el DIY no es lo tuyo…

6,9011,90

La pasta de dientes en polvo es toda una revolución: es ecológica, Zero Waste y además está hecha en Barcelona. Limpia los dientes y encías dejando un sabor muy refrescante en la boca gracias a su exclusiva fórmula a base de ingredientes 100% naturales como el aceite de árbol de té, la menta piperita o el tomillo. La recarga se presenta en una bolsa de papel biodegradable y está disponible en 3 tamaños: 30g, 70g y 120g.

12,95

Esta pasta de dientes es la alternativa natural, ecológica y sostenible a los dentífricos convencionales. Su fórmula contiene arcilla blanca y carbonato cálcico, que evitan la formación de caries. El hidrolato de salvia es antiséptico y mantiene el aliento fresco por más tiempo. Incluye una espátula de bambú para facilitar la aplicación. Sin flúor ni sulfatos.

10,95

Este dentífrico sólido no contiene químicos y se presenta en un envase de cartón reciclable y compostable. Su fórmula libre de glicerina sintética permite a los dientes absorber nutrientes sin cubrirlos, promoviendo su remineralización y nutrición. Contiene aceite esencial de menta.

11,9528,00

Usar un dentífrico en pastillas es una forma limpia y práctica de cepillarse los dientes. Hacen espuma de forma natural y están libres de ingredientes sintéticos como el fluoruro de sodio, el SLS y la glicerina sintética. El aceite esencial de hierbabuena le da un sabor suave y refrescante.

  1. Hidratante casero

Para hidratar la piel no necesitamos demasiados productos. De hecho, hidratar tu piel de forma natural es muy sencillo con aceites vegetales muchos de los cuales ya tendrás en casa. El aceite de oliva o el aceite de coco son aceites muy hidratantes aptos para todas las pieles. Otros aceites vegetales muy efectivos son el aceite de argán, el de jojoba o el de rosa mosqueta. Combínalos con aceites esenciales como el de ylang-ylang para obtener una mezcla con un olor delicioso. 

Y si lo que buscas es preparar tu propia receta de crema hidratante DIY, sigue mi receta hecha solo con ingredientes naturales como mantecas y aceites súper hidratantes.

Si el DIY no es lo tuyo…

13,95

Esta crema hidratante para el cuerpo brinda suavidad y elasticidad a la piel. De textura fluida y rápida absorción, nutre y protege la epidermis sin dejar sensación grasa. Está formulada con aceite de almendras dulces, de argán y manteca de karité. Es una crema corporal 100% natural y vegana. No contiene parabenos ni petrolatos.

9,90

Esta manteca corporal sólida está hecha con manteca de cacao y aceite de baobab, dos ingredientes que se encargarán de hidratar y regenerar tu piel en profundidad. Hecha a mano en Francia, usando ingredientes de origen natural, su formato sólido te permitirá ahorrar envases de plástico fácilmente. Esta diseñada para resistir altas temperaturas sin derretirse (hasta 45ºC) y presenta un delicado aroma a frangipani que te encantará.

24,95

Esta crema corporal se encarga de regenerar y calmar la piel después de una jornada intensa. Se trata de un tratamiento natural elaborado a base de ingredientes como aceite de jojoba, pantenol y aceite de almendras. El pantenol contribuye a regenerar la piel después de la exposición al sol, aliviando las quemaduras y cicatrices. El aceite de jojoba y almendras humectan e hidratan eficazmente la superficie cutánea. El resultado es un pH más equilibrado.

18,35

Este aceite hidratante corporal es 100% ecológico y está indicado para calmar los músculos tras la realización de ejercicio físico. Está formulado con ingredientes bio certificados, como el árnica y el romero, encargados de mitigar el dolor y favorecer la circulación. La lavanda, por su parte, aporta un suave aroma y un agradable efecto relajante. Se presenta en un envase de cristal de 100 ml ¡listo para acariciar tus sentidos!

  1. Desodorante

Hay muchos remedios caseros que permiten eliminar las bacterias que causan el mal olor de las axilas. Pero todos los remedios caseros son desodorantes, es decir, eliminan el mal olor, pero no evitan que sudes. De hecho, sudar es necesario y saludable, así que mejor evita los productos antitranspirantes convencionales.

Por ejemplo, poner unas gotas de aceite esencial de árbol del té o unas gotas de zumo de limón pueden ser una solución rápida y fácil para eliminar el mal olor. Pero si lo que quieres es preparar una receta algo más elaborada, sigue estas instrucciones:

  • 1/2 cucharada de bicarbonato
  • 1 cucharada de almidón de maíz (o fécula de maíz)
  • 2 cucharadas de aceite de coco
  • 15 gotas de aceite esencial de árbol del té, eucalipto, lavanda o incluso de limón. También puedes combinarlos.

Mezcla todos los ingredientes y guárdalos en un frasco de cristal. Usa muy poca cantidad de desodorante para que se absorba bien en la piel y no manche la ropa.

Si el DIY no es lo tuyo…

Si aún no te animas a preparar tu propio desodorante casero, entonces te recomendamos que pruebes cualquiera de nuestros desodorantes de la marca Kutis. Estos desodorantes están envasados en cartón y son muy efectivos: ¡no es de extrañar que sea uno de los productos más vendidos de la tienda!

8,95

Este desodorante en barra de Kutis es vegano y está formulado únicamente con ingredientes naturales. No contiene ningún componente de origen animal ni parabenos, aluminio, ftalatos o conservantes químicos. Se trata de una alternativa natural a los desodorantes convencionales que, además, es respetuosa con la piel y con el medioambiente.

12,95

Este desodorante en crema permite la transpiración natural de la piel y tiene propiedades bactericidas. Testado dermatológicamente, es apto para todo tipo de pieles, incluso para las más sensibles. Su textura cremosa hace que sea muy fácil de extender. Es 100 % natural y vegano y deja un suave aroma a limón y tomillo sobre las axilas. Sin bicarbonato ni sales de aluminio.

9,50

Este desodorante sólido artesanal está libre de bicarbonato, alcohol y aluminio. En su lugar, contiene zinc ricinoleato, un ingrediente derivado del aceite de ricino, que neutraliza y absorbe el mal olor de las axilas, permitiendo que la piel respire. Es un desodorante natural y 100 % vegano. Su fórmula incluye aceite esencial de palmarosa y de lavanda, que brindan un aroma muy agradable. Controla la sudoración, no irrita la piel ni mancha la ropa.

12,00

Desodorante natural y ecológico en crema. No contiene bicarbonato así que es apto para personas con la piel sensible. Contiene una mezcla de aceites y mantecas hidratantes para la piel, polvo de arrurruz y arcilla blanca que ayudan a absorber la humedad y aceites esenciales elegidos especialmente por sus propiedades efectivas contra las bacterias que producen mal olor. El aroma de este desodorante es fresco y mentolado.

¿Qué otras recetas de cosmética DIY soléis preparar?

Avatar for Cintia Guich

Cintia Guich

Zero Waste Blogger, viajera empedernida y amante de los gatos, creadora del blog Mundo Sin Residuos

Deja tu opinión aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.