Envíos en 24/48 horas, gratis a partir de 55€ en Península, 65€ Baleares y 100€ Canarias

    • No hay productos en el carrito.
  • Todas las Categorías
    • No hay productos en el carrito.
Consumo responsable

Hoy, 15 de marzo, es el día mundial del consumo responsable. Una iniciativa mundial que nació con el objetivo de apoyar el medioambiente y que recalca la importancia que tienen nuestras decisiones. Siempre digo que nuestras acciones individuales cuentan y mucho, porque las grandes empresas (y las no tan grandes) se adaptan a nuestros gustos y a nuestras acciones. Nosotros somos los que tenemos la decisión final en cada producto que compramos así como en la manera de comprarlo. Si entre unas manzanas empaquetadas y unas a granel elegimos las empaquetadas, estamos diciendo que queremos que empaqueten toda la fruta.

Aunque el consumo responsable no es una costumbre que deba hacerse una vez al año, está bien tener un día en el calendario que nos recuerde la importancia de disminuir nuestra huella ambiental y, por qué no, darnos un empujón para para crear un nuevo hábito en favor del medio ambiente.

¿Qué es el consumo responsable?

El consumo responsable es una manera de consumir productos y servicios teniendo en cuenta los aspectos sociales y laborales de su producción así como sus consecuencias medioambientales. Promueve el respeto a la sostenibilidad tanto en el proceso de fabricación del producto como en su distribución.

Un concepto estrechamente relacionado con el movimiento Zero Waste o Residuo Cero, que intenta retrasar la acción de consumir y elije la alternativa más sostenible cuando la última opción es comprar. Si quieres saber más sobre el Zero Waste puedes leer nuestro artículo “Ejercicio de concienciación para una vida sin residuos”.

¿Cuáles son las principales estrategias para consumir de manera responsable?

1. Consume productos ecológicos

Son la elección ideal no sólo para nuestra salud si no para la del planeta. En la agricultura convencional, tanto para cultivar un tomate como el algodón de una prenda, se utilizan multitud de pesticidas y fungicidas que degradan el ecosistema. Otro aspecto importante a tener en cuenta es la salud de los trabajadores. Los agricultores que cultivan alimentos convencionales están sobreexpuestos a estos pesticidas tóxicos y pueden tener riesgos de salud asociados a ellos. Además, los cultivos convencionales suelen usar métodos de monocultivo para hacer más eficiente la cadena de producción. Pero esto es una práctica que empobrece los suelos, reduciendo la cantidad de vitaminas y minerales de la tierra y de los alimentos que posteriormente dará.

2. Prioriza los productos de comercio justo

Es importante tener en cuenta que para comprar productos tan económicos como los que nos encontramos hoy en día alguien tiene que sacrificar su salario. La mayor parte de productos que compramos están hechos por trabajadores que reciben una compensación económica que está muy por debajo de un salario digno. Por eso, es importante que nos informemos de las condiciones de los trabajadores que han participado en la producción y distribución del producto. La ventaja de los productos ecológicos y de proximidad es que la mayoría ya son de comercio justo, aunque no lleven el sello.

3. Elige productos de proximidad

También llamados productos Km0, un concepto importantísimo a tener en cuenta cuando consumimos. A veces pensamos que comprar fruta ecológica siempre va a ser mejor aunque venga de la otra punta del globo pero no olvidemos el transporte y el gasto ecológico que implica. Lo ideal sería poderlo comprar todo ecológico y de proximidad pero cuando eso no es posible, es mejor elegir un producto cercano para reducir la huella de carbono y potenciar el comercio local.

4. Incentiva el comercio local

El comercio local está relacionado con la proximidad pero también con las personas que hay detrás de las empresas. Porque no es lo mismo intercambiar bienes y servicios con una multinacional en la que desconocemos quién hay detrás y qué se hace con nuestro dinero que apoyar al comercio local de nuestra ciudad o de nuestra región. El comercio local permite fortalecer el tejido social y favorecer la economía circular. Recuerda que con cada compra que realizas estás votando, y votar a grandes empresas te puede salir más caro a la larga que invertir tu dinero en personas más cercanas.

5. Consulta el impacto ambiental del producto

El impacto ambiental tiene en cuenta cuánta materia prima se necesita para fabricar ese producto, cuánta agua y cuánta energía así como el impacto de su transporte. No olvidemos que la materia prima que se necesita para fabricar un producto también ha necesitado energía, agua y recursos para crearse. Por ejemplo, para hacer unos pantalones vaqueros se necesitan unos 10.000 litros de agua además del coste medioambiental de obtener y transportar la materia prima.

6. Elige productos de larga vida útil

Elegir productos de calidad te hará ahorrar dinero a largo plazo y residuos al medio ambiente. Los productos están hechos cada vez de peor calidad para ahorrar costes y para crearte la necesidad de nuevo cuando el producto se te estropea. En casa de mi abuela sigue funcionando el primer frigorífico que compraron, cuando lo pienso me parece increíble. Ahora nos conformamos con neveras que duran 10 años pero la tecnología para alargar su durabilidad siempre ha existido.

7. Escoge los productos que menos residuos generen

Aunque este apartado está muy relacionado con el impacto ambiental que tiene un producto, creo que los residuos que genera merece una mención aparte. Porque podemos pensar que el impacto medioambiental que tiene un producto se acaba una vez ha finalizado su fabricación, pero ¿qué ocurre con ese producto una vez en la tienda? ¿Qué envoltorios tiene? ¿Qué hacemos con él una vez acabada su vida útil? Si es un producto biodegradable sólo nos tenemos que asegurar de depositarlo en un contenedor específico para ello o de compostarlo nosotros mismos. Si está hecho de cualquier material que necesita una gestión especial, deberemos de informarnos dónde tirarlo para que no acabe en un vertedero. Reciclarlo será la mejor opción pero también implicará otra tanda de procesos para su reciclaje que requieren de más agua, más energía, tal vez más materias primas y, en definitiva, más recursos para hacer que ese producto vuelva a tener una utilidad.

 

Estos son los puntos que considero más importantes para consumir de manera responsable y, aunque es difícil cumplirlos siempre todos, conviene acercarse todo lo posible a ellos. En nuestra tienda online tenemos en cuenta todos estos criterios antes de incluir un producto e incorporamos las opciones más respetuosas con el medio ambiente.

Deja un comentario aquí abajo y cuéntame cuales de estas claves te parecen las más importantes.

Avatar for Cero Residuo

Cero Residuo

Cero Residuo es una tienda online de productos Zero Waste o productos que no generan residuos. Son productos reutilizables o biodegradables que substituyen a los productos de usar y tirar para minimizar el impacto de nuestra huella ambiental.

Comentarios (2)

  1. Avatar for María Rosa
    • María Rosa

    • 15 marzo, 2019 en 10:20 am

    No estoy en absoluto de acuerdo. El comportamiento de la gente se dirige desde las esferas que detentan el poder y por mucho que intentemos hacer a nivel individual van a mandar las cifras derivadas de las decisiones del poder que tiene sus métodos desarrollados científicamente de cómo hacerlo, que para eso han invertido muchos de sus millones en estudiarlo y les importamos una mierda, tu, yo, el planeta y el futuro de nuestros hijos (los suyos incluidos). Solución: derrocar el sistema, si no: extinción planetaria y vuelta a empezar.

    1. Avatar for Cero Residuo

      Hola Maria Rosa, nuestra opinión es que cambiando nuestra forma de hacer podemos cambiar el sistema actual capitalista que está basado en ganar dinero a toda costa aunque sea destruyendo el planeta y la salud de sus ciudadanos. Si la mayoría de personas comienzan a consumir productos de cercanía, de comercio local y ecológico las grandes corporaciones perderán gran parte de su poder y un nuevo sistema más justo se pondría en marcha. Sabemos que no es sencillo pero hay esperanza, existen movimientos como el Fridays4Future lleno de gente joven que quiere cambiar/derrocar el sistema, apoyemos estos movimientos con todas nuestras fuerzas!

Deja tu opinión aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Todas las Categorías