Envíos en 24/48 horas, gratis a partir de 55€ en Península, 65€ Baleares y 100€ Canarias

    • No hay productos en el carrito.
  • Todas las Categorías
    • No hay productos en el carrito.
Navidades sostenibles y conscientes

En este año en el que las palabras “Cambio Climático” han estado más presentes que nunca, los turrones, mazapanes y mantecados llegaron a las estanterías de los mercados cuando estábamos en manga corta. Apenas llegó el frío y los buzones se llenaron de catálogos de juguetes. A estas alturas, las pantallas que miramos, cualquiera de ellas, están salpicadas de anuncios que incitan al consumo, a comprar ahora antes de que todo se acabe, a aprovechar el Black Friday. Qué digo, la black week, y la siguiente…

Nos recuerdan que hay que empezar YA a celebrar la Navidad, y por ello las ciudades se llenan de luces, todo se decora con motivos navideños, brillos, estrellas, espumillones, rojo y verde. Es la época del año en la que hay que ser feliz por decreto y demostrar nuestro amor a los nuestros a golpe de tarjeta, porque el amor se mide en el precio de lo que regalas. La navidad se ha convertido en un producto a vender, en una oportunidad comercial que los grandes creativos de marketing de las empresas deben explotar a tope y han dado en el filón principal.

Vivir las navidades conscientemente

Parece que no amas lo suficiente

  • Si no decoras a la moda de este año, sean pingüinos, búhos o zorros.
  • Si no llenas la casa de dulces de todo tipo.
  • Si no tienes un calendario de adviento con productos exclusivos o chocolates por descubrir día a día.
  • Si no vas a ver las luces de navidad, entrar a miles de tiendas, ir a comprar pelucas a la Plaza Mayor… si no tienes en tu mano una bebida en un bonito vaso navideño de usar y tirar.
  • Si no tienes en la mesa de los días de celebración un mínimo de 5 platos delicatessen y 2 postres, uno de ellos helado.
  • Si no se nota que el regalo es carísimo y está envuelto con mimo en un bonito papel.
  • Si durante los días de celebración, no sacas un mínimo de dos bolsas de basura llenas de plásticos, sobras y papeles rotos.

¿Es todo esto necesario? ¿Nos hace más felices? ¿Nos hace sentir mejor?

Volvamos al principio

La Navidad que hoy en día celebramos en España es la época del año en la que las tradiciones cristianas celebran el nacimiento de Jesucristo, en medio de una absoluta austeridad y acogido con alegría y sencillez. Esta festividad ha derivado en la celebración más genuina de la familia, de la importancia del cariño y la unión fraterna. Los regalos entregados a los niños recordaban aquellos que los Magos de Oriente regalaron a Jesús en su visita. Hay otras muchas tradiciones que vinculan también estas fechas a celebraciones relacionadas con la unidad entre familiares y amigos. ¿En qué momento el cariño y la acogida familiar derivó en elfos, renos y carros llenos de regalos repartidos por papá Noel, en un acto de consumir, usar y desechar?

Seamos creyentes o no creyentes, lo cierto es que nos encanta festejar. Es muy importante recordarnos unos a otros que somos queridos y que amamos a los que nos importan. No hay mayor amor que procurar lo mejor a los que amamos, pero lo esencial, el aire, las aguas, la naturaleza de la que dependemos y con la que estamos conectados, es justamente lo que necesitamos. Es lo más valioso que tenemos y que dejaremos a las generaciones futuras. ¿En nombre de quién tenemos el derecho de regalar objetos que no aportarán nada nuevo ni mejor, que implican en su producción, transporte, uso y posterior desecho, daños irreparables al medio ambiente en el que vivimos y de manera integral, a las personas que los han creado tal vez en condiciones de dudosa humanidad?

No os proponemos unas navidades sostenibles más. Os proponemos unas navidades vividas desde lo más profundo, dotándolas de todo el sentido real, cuidando de lo más importante, unas navidades por el planeta.

Consejos para reducir el consumo en estas navidades

Plantéate qué te apetece hacer realmente, qué es lo que os va a hacer disfrutar de estas navidades y céntrate en ello. Puede ser pasar tiempo juntos o tal vez probar a cocinar ese plato que te trae tantos buenos recuerdos. Lo mejor de la vida, a menudo cuesta muy poco. Aquí tienes unos consejos que quizás puedan ayudarte en tu camino hacia la sostenibilidad de estas celebraciones.

Decoración Navideña

Si ya tienes un árbol de navidad, úsalo mientras puedas. Si te planteas comprar uno, existen muchas opciones sostenibles que van desde comprar uno natural a alguna organización que se comprometa a recogerlos y replantarlos, a hacer uno en casa o decorar algunas macetas. Hay mucha vida más allá del plástico.

Apuesta por luces Led, por decoraciones naturales y si te animas, puedes hacer tus propios adornos con materiales reciclados.

Menús de Navidad

Todos tenemos en mente en estas fechas la subida de precios de ciertos alimentos, las delicatessen, las preparaciones con ingredientes exclusivos… pero no está escrito en ninguna parte que sea obligatorio atiborrarse a tartaletas, mariscos o asados. No tiene sentido gastarte una fortuna para pasar una cena agradable. Lo importante es con quien lo compartes, no lo olvides. Apuesta por alimentos de km 0 de buena calidad, verduras frescas de temporada como una ensalada con granos de granada o unos cardos con almendras, un solo plato central cocinado con lombardas y frutas secas, postres caseros como por ejemplo, unas naranjas laminadas con turrón blando espolvoreado y una ramita de romero fresco, acompañado de unas sidras ecológicas y de recena, un café de comercio justo acompañado con un pequeño bol con panela o azúcar moreno de comercio justo, que le darán el toque de sofisticación. Preparaciones sencillas, vistosas, sanas y económicas.

No abuses de la calefacción. No tiene sentido ninguno estar dentro de casa en pleno invierno a temperatura Malibú. Luce tus jerseys mientras reduces emisiones.

Estas navidades regala amor

En cuanto a los regalos, procura regalar experiencias. Tal vez un curso de cocina, unas entradas para un espectáculo…

Prueba a hacer tú algunos regalos. Muchas veces he regalado una tarde de lluvia (un frasco con chocolate para hacer a la taza, con nubes, sólo para añadir leche y calentar) o una tarde de galletas (un bote reutilizado con todos los ingredientes sólidos necesarios para hacer galletas, dispuestos en bonitas capas, a los que sólo hay que añadir leche y mantequilla). Estos frascos quedan preciosos y son más que un regalo, ya que son el pretexto para disfrutar sin complicaciones en el momento que más les apetezca.

Visita los mercadillos de artesanía. Los artesanos locales nos ofrecen mucha calidad en objetos únicos y perdurables.

Respecto a los juguetes, lo mejor es apostar por aquellos que no lleven pilas y desarrollen la creatividad. Si no tienes más remedio, procura que al menos las pilas sean recargables.

Aprovecha también para iniciar en el camino de la sostenibilidad a aquellos que aún no se han animado a hacerlo con una cesta regalo con sólidos (jabón, champú, desodorante) cepillos de bambú, pasta de dientes… una excusa perfecta para no tener excusas.

Lo importante no es la cantidad, sino la calidad. La industria textil es de las más contaminantes del planeta, por lo que, si te apetece regalar ropa, procura que sean de proyectos sostenibles reconocidos. Es mucho más gratificante recibir unos pantalones que han sido cosidos en condiciones dignas y fruto de la recuperación de materiales, que unos pantalones cosidos en condiciones de esclavitud en una cadena de acciones contaminantes.

Por último, procura que el envoltorio sea lo más sostenible posible. Una solución sería usar papel de periódico o recuperado, pero personalmente veo mejor opción envolver en pañuelos que podemos encontrar en tiendas de segunda mano, o en bolsas reutilizables, bien cosidas por vosotros o bien como la que usamos para las verduras, que quedan preciosas y que suponen un doble regalo.

Regalo bolsas reutilizables

Espero que paséis unas felices fiestas, vividas desde el corazón, y que el amor profundo os guíe a dejar un mundo lo más limpio y sano posible a aquellos a los que amáis.

Avatar for Irene Gonzalez

Irene Gonzalez

Soy Irene González. Bióloga, persona comprometida con nuestro mundo y bimadre timonel de una familia camino al Residuo Cero. Formo parte de Zero Waste España, del grupo de acción Boicot al plástico y de la Comisión Diocesana de Ecología Integral de la Archidiocesis de Madrid. Formadora en talleres de economía doméstica sostenible y de concienciación medioambiental.

Un Comentario

  1. Avatar for Cristian de Eco Swap

    Nos ha encantado vuestro artículo, resume muy bien los conceptos que definen a una navidad sostenible. La navidad está caracterizada por la calidez de la familia, esa sensación de acudir a un mercadillo artesanal con tus familiares y amigos y el olor de los dulces típicos, sin duda una temporada que incita a la nostalgia.

    Con productos sin plástico y naturales, los regalos son un poco más especiales y es una buena forma de introducir a nuestro círculo cercano a la transición ecológica.

    Un saludo.

Deja tu opinión aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Todas las Categorías